Historia de la Cruz Roja

Desde nuestros orígenes, España siempre fue una de las naciones pioneras en el ámbito sanitario, por lo que en 1863 hubo una representación española entre las catorce naciones presentes en la Primera Conferencia Internacional.

La Cruz Roja española se organizó bajo los auspicios de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, y fue declarada “Sociedad de Utilidad Pública”. Desde entonces, los distintos gobiernos de la nación, han estado representados de una forma u otra en la  Cruz Roja, aunque esto no ha impedido que actúe siempre bajo los principios que inspiran a la Institución. Su evolución ha sido siempre una constante adaptación a los problemas y a las necesidades sociales que han ido produciéndose. Es la única explicación para la vigencia de una organización con más de 130 años de historia.

En una primera época, su actuación estuvo centrada en intervenciones humanitarias en caso de conflicto armado. Así, en 1870 prestó ayuda humanitaria en la guerra franco/prusiana – siendo este el primer envío de ayuda humanitaria que realizó la Cruz Roja Española – y en 1872 actuaba directamente por primera vez en la tercera guerra carlista.

En su constante adaptación a las necesidades a raíz de los conflictos bélicos en áfrica en 1918, se produce una fuerte expansión de sus centros sanitarios, llegando a sumar cerca de 36 hospitales.

Durante la guerra civil de 1936 a 1939 tuvo una importante participación y, finalizada ésta, se encargo de la repatriación de los españoles que se encontraban en la URSS.

La experiencia adquirida durante la guerra se empleó en la intervención ante los desastres ocurridos en todo el territorio nacional, tanto incendios como inundaciones y accidentes de todo tipo.

En la década de los setenta, la Institución completó la red de Puestos de Primeros Auxilios en las carreteras españolas, que había iniciado su primera expansión en el período republicano. Fue una nueva respuesta ante el aumento de los accidentes de tráfico, que requieren una respuesta rápida. Se iniciarion también las tareas de rescate en mar y aguas interiores.

En la década de los setenta y sobre todo en los ochenta crece cuantitativamente la actividad de la Cruz Roja y nuevas acciones y servicios dan un nuevo sentido a la misma.

Pero es principalmente en la década de los noventa cuando se produce la más notable modernización de la institución y su adaptación a los nuevos retos que planteaba la sociedad Española: por una parte la consolidación de la intervención social con los colectivos vulnerables (personas mayores, refugiados e inmigrantes, afectados de SIDA, drogodependientes, infancia y juventud, población reclusa, discapacitados, mujer en dificultad social), por otra el espectacular incremento de los programas internacionales (cooperación al desarrollo, ayuda humanitaria, cooperación institucional) que ha supuesto un importante incremento de los recursos humanos y materiales dedicados a este ámbito. Todo ello acompañado por un proceso de modernización de las estructuras y democratización y mayor autonomía que culmina con la aprobación de unos nuevos estatutos (Junio de 1997) y Reglamento General Orgánico (29 de julio de 1988).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: